Otro sitio más de WordPress.com

Las somatizaciones

Es curioso el poder de la mente. A cuántos niños les duele la barriga los domingos por la noche…

Sí, seguro que habrá algunos que fingirán, pero también los hay que les duele de verdad, porque les da miedo la vuelta al cole, ya sea por miedo al fracaso, al ridículo, a la burla de algún compañero, y ese miedo es tan grande que debe salir por algún sitio.

Me acuerdo cuando era pequeña me dolía a menudo la cabeza y un médico incrédulo, al no encontrar causa médica, me dijo que tal vez pensara demasiado. Pues, ¿por qué no? quizás mi dolencia me venía de que me preocupaba demasiado por todo; su burla no era tan descabellada.

Con suerte, ayudándolo de pequeño, el niño no deberá pasar por los dolores de espalda tensionales, las migrañas… que padecemos muchos adultos, porque ellos ya habrán adquirido las estrategias para afrontarlo.

Las somatizaciones son reales; muchos niños sufren dolencias físicas por no saber o poder afrontar determinadas situaciones. Por eso, tras descartar una causa médica, debemos ayudarles a encontrar qué se lo produce y darle estrategias para afrontarlo.

Pasatiempos para niños

Los pasatiempos son pequeñas actividades que, como su nombre indica, hacen “pasar el tiempo”, pero además son actividades ideales para que los niños desarrollen algunas de sus competencias.

El uso habitual de algunos pasatiempos puede favorecer un aumento de la capacidad de percepción visual, atención, memoria y psicomotricidad de los niños. Pero para ello convendría que se dedicará un ratito breve a diario. Por ejemplo, pueden hacer un pasatiempo justo antes de empezar a hacer los deberes, como calentamiento mental para sus tareas escolares.

Es recomendable que se planteen siempre como un juego y que se vayan variando para que no  los acaben aburriendo o los vean como una tarea más.

Existen una gran variedad de pasatiempos, así que no será difícil encontrar actividades que gusten a nuestros niños y poder variar:

Laberintos:

Los laberintos permiten trabajar a la vez la atención, la memoria y la orientación espacial. Cuando hacemos un laberinto debemos estar atentos al recorrido, avanzarnos a él para identificar qué caminos están cortados para, a continuación, recordarlos y reproducirlos con el lápiz. Deberemos, además prestar atención al trazo para mantener el lápiz entre las líneas.

Diferencias:

El juego de buscar las diferencias consiste en comparar dos imágenes aparentemente iguales, pero que en realidad esconden pequeñas diferencias. Para ello es básica la percepción visual; debemos  fijar la atención en los pequeños detalles de la imagen, memorizarlos y buscarlos en la otra imagen.

 Sudoku:

Los sudokus son un pasatiempo que se ha puesto de moda estos últimos años. Consiste en rellenar todas las casillas de números evitando que se repitan en la misma fila, columna o cuadro. Para los más pequeños existen versiones con dibujos en lugar de números.

Los sudokus también potencian la atención, además del razonamiento numérico y la memoria de trabajo.

Sopa de letras:

Las sopas de letras consisten en discriminar palabras entre un cuadro de letras. Mientras hacemos las sopas de letras debemos mantener la atención a la vez que trabajamos el lenguaje.

Unir puntos:

El juego de unir puntos para descubrir una imagen escondida suele gustar mucho a los pequeños. Con esta actividad el niño debe prestar atención, cuidar el trazo, de modo que potencia la psicomotricidad fina y conocer los números.

Existen muchos más pasatiempos y seguro que todos ellos favorecen el desarrollo de alguna habilidad ¿Se os ocurre algún otro?

la Serpiente de Rubik

Las modas van y vuelven. Esto ha ocurrido este año con la Serpiente de Rubik, un juguete creado en los años 80 por Ernö Rubik, el mismo creador del cubo Rubik.

Se trata de una hilera de cubos formados por 24 prismas unidos por unos engranajes que les permiten girar sobre sí mismos, pero con suficiente movilidad para crear un sinfín de formas. La Serpiente de Rubik consiste en ir girando los distintos prismas hasta lograr obtener distintas formas.

Podemos aprovechar esta moda para ofrecer a nuestros niños este juego, puesto que, a la vez que se divierte, estimula competencias como la creatividad, la psicomotricidad y la atención.

Los niños pueden seguir un patrón predeterminado para crear pájaros, bolas, etc. De este modo potenciaran su capacidad de atención y de seguir instrucciones; o, pueden dejar fluir su imaginación, y crear nuevas formas fomentando su creatividad y sus destrezas visomotrices.

La Serpiente de Rubik es juguete estimulante, puesto que no se trata de un juego de ganar o perder, sino de crear. Los niños buscan crear figuras originales y en el proceso generan otras figuras abstractas y divertidas a las que les pueden encontrar un parecido con otros objetos de la vida cotidiana e incluso usar sus creaciones para otros juegos, como la forma de la espada.



¿Existe la felicidad? ¿Qué significa ser feliz?
Me acuerdo que de pequeña siempre me preguntaba qué debía significar “fueron felices y comieron perdices”… porque ¿somos o estamos felices? ¿Los príncipes eran felices mientras comían perdices? ¿O es que nunca más tuvieron ninguna contrariedad? y en tal caso, ¿eso les llevaría a ser felices? ¿O se aburrirían y su felicidad se convertiría en monotonía?

No creo que la felicidad sea un estado permanente, todos tenemos altos y bajos, porque para llegar a la felicidad se deben superar retos, afrontar obstáculos, aprender de los fracasos… cada pequeño éxito nos permite sentirnos felices y esta sensación nos motiva a continuar luchando para mejorar.

No sé hasta qué punto es bueno dar este final a los cuentos, porqué igual que las niñas crecen esperando su príncipe azul, niños y niñas esperan el momento en que devengan felices y coman perdices.

Y eso es lo que debemos enseñar a nuestros niños, a buscar la felicidad, a no esperar pasivamente a que llegue.

No digo que no se pueda ser feliz, aquellos que son capaces de adoptar una actitud positiva para afrontar las dificultades, aquellos que creen en el “no hay mal que por bien no venga”, aquellos que son capaces de bromear sobre sus desgracias… todos ellos tienen una actitud activa ante la vida y no esperan que la felicidad llegue sin más.

Debemos buscar esa felicidad a diario, entre las pequeñas cosas y sonreír, sonreírle a la vida.

Aprender de los niños

Image

¡La tecnología es increíble! Aún me acuerdo, no hace tanto, cuando nosotros éramos receptores pasivos de la información y para poder opinar debíamos enviar nuestros textos a periódicos y revistas esperando que decidieran publicarlos.

Con la llegada de internet todo esto ha cambiado, ahora somos capaces de estar enterados de lo que ocurre en todo el mundo al mismo tiempo que está transcurriendo, podemos explicar aquello que estamos viendo y viviendo y expresar nuestras opiniones.

Pero más allá de todo esto, podemos difundir nuestros conocimientos, para ayudar a otras personas que les sean necesarios.

La dificultad reside en saber hacer un buen uso de internet, identificar qué fuentes son fiables y quién habla por hablar. Internet ha abierto una puerta a la información, pero también a la desinformación.

ImagePero los niños tienen una visión de internet distinta a la nuestra, porque ya no nacen con una barra de pan bajo el brazo, sino con un ordenador o un móvil de última generación. Para ellos internet forma parte de nuestra propia existencia, internet significa jugar, aprender, socializar…

Y a los adultos ya solo nos queda hacer un cambio de chip y aprender de los niños, porque el que no tiene Facebook no puede estar al corriente de la vida de los demás, el que no tiene Twitter no está enterado de lo que está ocurriendo, el que no tiene whatsapp se queda excluido de las conversaciones…

Nos guste o no este nuestro presente y los niños son nuestro futuro, así que aprendamos de ellos, pero no solo en temas relacionados con la tecnología, sino también de su forma de reír, de pensar, de actuar…

A %d blogueros les gusta esto: